LUIS SEPÚLVEDA: El Covid-19 mata a un literato partisano, uno de los imprescindibles de que hablaba Bretch

Buen viaje al Wenu Mapu, compañero Sepúlveda

 

“Admiro a los resistentes, aquellos que hicieron del verbo “resistir” carne, sudor, sangre, y demostraron sin aspavientos que es posible vivir, pero vivir de pie, incluso en los peores momentos”.

“Admiro a los resistentes, aquellos que hicieron del verbo “resistir” carne, sudor, sangre, y demostraron sin aspavientos que es posible vivir, pero vivir de pie, incluso en los peores momentos”.

Hoy jueves, después de luchar desde finales de febrero contra el coronavirus, Luis Sepúlveda Calfucurá (Chile, 1949) ha muerto en Oviedo, capital de Asturias, España. Los medios hegemónicos se deshacen en elogios -no sé si será por eso de morirse por el coronavirus, ese virus que ha instaurado un nuevo tipo de igualdad- y cuentan a sus lectores que Sepúlveda fue muy buen escritor, guionista y director … y guerrillero en Latinoamérica. Fue guerrillero y comunista, pero en una época anterior a los “bolivarianos”, esos que hoy inspiran en España tanto terror como los sans culottes a la nobleza francesa del siglo XVIII y desatan la histeria de la prensa corporativa. Sepúlveda, sencillamente, fue uno de esos hombres imprescindibles, de los que habló Bertolt Brecht y perteneció a una generación que dio al mundo muchos imprescindibles. NOTA EN REVUELTA GLOBAL

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: