EMBAJADA DE ISRAEL. Enésima maniobra de distracción al cumplirse los 27 años del atentado de falsa bandera

Mala conciencia: En vísperas de los aniversarios de los atentados a la Embajada de Israel y la AMIA siempre hay alguna supuesta noticia. una cortina de humo que procura calmar la inquietud provocada por la cada vez más firme convicción de quienes se interesan sinceramente en el tema de que agentes de inteligencia de Israel estuvieron involucrados en la factura de ambos atentados además de que, como es clamoroso lo estuvieron en el encubrimiento de los asesinos, que nunca fueron individualizados.

Por si hiciera falta confirmar que Infobae, el diario electrónico de Daniel Hadad, es el canal preferido por los servicios israelíes (vale recordar que el superagente Marcelo D’Alessio reveló que Mario Montoto, presidente de la Cámara de Comercio Argentino-israelí y prominente miembro de la trama de espionaje que involucra a todos los poderes del Estado es el dueño oculto de la mitad), publicó ayer este bochorno reportaje hipereditado a quien fuera jefe del Mossad cuando se produjeron los atentados contra la Embajada de Israel y la AMIA, Shabtai Shavit (foto de hace dos décadas). ¿Quièn fue el entrevistador? Damián Patcher, el mismo supuesto periodista israelí-argentino que, clarividente, informó primero sobre la muerte del fiscal Nisman y escapó luego del país en medio de un ataque de pánico y por órdenes de su superioridad sin dar el mímimo aviso al Buenos Aires Herald, donde trabajaba.

La lectura de obras como Mossad, la historia secreta, de Gordon Thomas, permiten establecer casi con total seguridad que el Mossad fue sorprendido por el bombazo que demolió media Embajada de Israel, lo que no puede decirse en modo alguno del atentado a la AMIA. Mi libro Caso Nisman: Secretos inconfesables demostró de manera irrefutable que la propia seguridad de la legación diplomática, dependiente del Shin Bet (Contrainteligencia) estuvo involucrada en el primer atentado, y esta archidemostrado que el Mossad estaba advertido de la inminencia del segundo, cuando menos no intento impedirlo y fue un gran protagonista del encubrimiento, como señalé tempranamente en AMIA. El atentado. Quienes son los autores y por qué no están presos (Planeta, 1997) y en mi último libro, La infAMIA (Colihue, 2018),

Hablando de contrainteligencia, la que observamos es una típica operación para tratar de oscurecer lo que cada vez es más claro. Observese la reticencia y vacilaciones de Shavit al repetir como un perico tartamudo un viejísimo libreto preacordado. Es importante observar su gestualidad, puesto que Eric Frattini, autor de Mossad, los verdugos del Kidom ( Atanor, Madrid,  2011) además de señalar que Shavit era un enemigo de la inicitiva del paz del primer ministro Isaac Rabin (devolver la meseta del Golan a Siria a cambio de un acuerdo de paz firmado con el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas como garante) puntualiza que muchos de sus subordinados no le tenían respeto porque como explicó uno de ellos, “al estrecharte la mano jamás te miraba a los ojos”.

La síntesis del deliberado encubrimiento de cómo y quienes volaron la Embajada de Israel a la vista: El Llamamiento Argentino Judío habla de 29 muertos, como lo hizo antes CFK. Pero no hay mas que 22 identificados.Hay siete fantasmas.

Esta breve “entrevista” está plagada de mentiras. Por orden de aparición y sin meternos con la hora del siniestro, que se dice ocurrió a las 14.50 del martes 17 de marzo de 1992 cuando múltiples fuentes señalan que fue cinco minutos antes; ni en el número de víctimasque durante dos décadas Israel bardeó que eran 29 hasta que ahora reconocen que hay solo 22 muertos identificados: ni siquiera cuando atribuyen el atentado a la embajada a una venganza por el asesinato por medio de un misil del entonces secretario de Hezbolá, Abbas al-Musawi, a comienzos de 1992, omitiendo decir que el misil que impactó  en su auto cuando circulaba por el sur del Lìbano mató también a su esposa y a su pequeño hijo de 5 años, amén de algunos guardaspaldas. Vayamos a las mentiras duras:

1) Se dice que Hezbolá se adjudicó el atentado, lo que es falso. Hezbolá no sólo no se lo adjudicó, sino que negó haberlo cometido; 2) Se dice que el comunicado firmado por la “Yihad islámica” que recibió un diario de Beirut demuestra que fue Hezbolá, ta que ese era un nombre de fantasía que utilizaba el Partido de Dios libanés, lo que es falso. Como es público y notorio pasados tantos años, las invocaciones a la Yihad (Guerra santa) no provienen de la corriente chiíta a la que pertenece Hezbolá, sino de los extremistas de las corriente wahabita (saudíes) y takfiristas surgidas de la mayoritaria corriente suní; 3) Se dice que dicho comunicado (con toda probabilidad hecho por los agentes del Shin Bet que participaron del ataque de falsa bandera) demostró haber sido hecho por los autores del ataque por su veracidad, obviando que afirmaba que el mismo había sido cometido con una camioneta-bomba conducida por un kamikaze argentino convertido al Islam y ninguna de esas cosas pudo demostrarse; 4) Se dice que Israel exigió repetidamente que no se cerrara la causa y elude referirse al sorprendente hecho de que Israel no se presentó como querellante en la causa a cargo de la Corte Suprema ni ofreció jamás alguna información relevante que permitiera avanzar en la identificación de los responsables entre los que, de acuerdo a un testimonio escuchado atentamente por las máximas autoridades de la Argentina, de Israel, de los servicios de inteligencia de ambos países y de las policías federal y bonaerense y jamás rebatido, el de Rubén Sedarri, habría habido hombres que hablaban en hebreo involucrados en el bombazo, y 5) como remate de esta sarta de patrañas, se le hace decir al huidizo Shavit “tenemos pruebas muy sólidas” de la supuesta participación de Hezbolá e Irán en los atentados. Si fuera así ¿por qué nunca las presentaron?

Porque el hecho es que hasta ahora no hay ninguna e Israel produjo muchas y variadas maniobras de diversión a fin de que nunca pueda establecer quienes y por qué atentaron contra la Embajada de Israel y la AMIA.

La maniobra se completa con esta publicación, cuyo significado aun no es posible desentrañar: https://www.infobae.com/politica/2019/03/16/el-gobierno-investiga-en-el-mayor-secreto-a-una-pareja-irani-que-fue-detenida-en-el-pais-con-falsos-pasaportes-israelies/

 

 

Comentarios (3)

  1. Adhemar Principiano

    Hoy debemos y tenemos que preocuparnos por re(cuperar) nuestra republica. lograr la fortaleza economica y politica y la dignidad de todos los ciudadanos, para pisar a los imperios financieros y agresores.. CHAU.

    Responder
    1. ignasi orobitg gene

      Ojala tengan éxito y la República de Argentina sirva los Ciudadanos primero

      Responder
  2. ignasi orobitg gene

    Muy de acuerdo con todo el escrito.
    El gobierno de israel destruye todas las críticas y también al Pueblo de Palestina

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: